Blogia
I Fought The Law

Herejes

Herejes No lo he podido evitar. Aunque mis amigos SMM y OGM hablen o vayan a hacerlo de lo mismo, no me reprimiré y hablaré de la novela que, hace cuatro días, he retomado en su lectura. Se trata de Q, escrita por el autor colectivo Luther Blisset.
Sintetizando: es una historia de herejes del cristianismo, de rebeldes del siglo XVI, en pleno edad Moderna. Aderazada con geopolitica, con intrigas varias, espionaje... y con el espléndido fresco del imperio de Carlos V como fondo.
A través de sus páginas es imposible no ver inmensidad de paralelismos con la actualidad. Me explico. Los personajes que aparecen en el libro, desde Thomas Muntzer hasta los líderes anabaptistas, auténticos herejes de la cristiandad, lo único que buscaban eran alternativas al orden existente. Alternativas basadas en la justicia social, en la camaradería. Desprecio al sucio lucro, a la prepotencia, a la suciedad del poder absoluto, a los falsos credos, a la alienación. El protagonista, un personaje sin nombre, me recuerda a otros herejes más modernos. Fanelli fundando la sección de la AIT española. Paul Lafargue contactando con Pablo Iglesias y Anselmo Lorenzo. El protagonista de Germinal en su viaje a una mina para organizar a los obreros. Lenin encontrándose en Zimmerwald con Rosa Luxemburg y otros herejes del socialismo oficial, corrompido por el apoyo a la primera guerra mundial. Miles de personajes anónimos hoy en día que viajan a través del mundo, compartiendo ideas, planeando una respuesta a la esta locura. Ayer mismo me encontré en un lúgubre local en Mataró con varios chavales muy jóvenes, haciendo de mini-conspirador y ofreciéndoles ideas para la acción.
Los anabaptistas y milenaristas predicaban el fin del mundo. Los que creemos que por este camino llamando por algunos globalización (que es lo que los viejos marxistas como Nikolai Bujarin llamaban imperialismo) no vamos a ninguna parte, no predicamos que el Juicio final está llegando, pero sí hacemos nuestra la máxima que la roja alemana popularizó antes de ser pasada a cuchillo por unos séñores, recién desmovilizados del ejército del Kaiser, que más tarde serían SS, SA o cuadros del partido nazi. Esa consigna era Socialismo o Barbarie.
Para los educados en los flácidos valores de la postmodernidad, pensamiento único, Tele 5, editoriales de El País, artículos del NEO2 o campañas ñoñas de la tonta de Imma Mayol, les haré una traducción de esa consigna más adecuada a nuestros tiempos. O le damos un giro a la historia o nos vamos a la mierda.
Lo peor de todo quizás sea que los modernos herejes, díscipulos de ese alemán del XIX que se parecía a Papá Noel no creemos ni en el juicio final, ni en Dios, ni en el niño Jesús, ni en los pastorcitos, ni el cielo, ni en el infierno.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Eva -

No me gusta ser una puntualizadora repelente, eh?
pero es importante saber que si Müntzer encabezó la revuelta que encabezó con los campesinos de Turingia (pobres, qué masacre)fue en gran medida porque estaba absolutamente convencido de que ya vivían el fin de los tiempos (de hecho, estimo el apocalispsis para el 1525) y, claro,...con tan poco cosa que perder, uno se lía la manta a la cabeza y ya está. Otros milenarista, no tan fundamentalistas, fueron algo más prudentes en lo de agitar a las masas para llevarlas al holocausto que tanto le gusta a Dios padre. Aunque las filas protestantes queden algo mermadas en mártires.
Por lo demás...un artículo con el que es difícil estar en desacuerdo!

Astallon -

Bueno Toni... que decir... si nos morimos, nos morimos verdad? CAMBIEMOS ESTO Y TENGAMOS UNA VIDA DIGNA LEÑES!!!

Poka Tovarich!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Kali -

Lo único que impide a Dios
mandar un segundo diluvio,
es que el primero fué inútil.

Nicolas Chamfort

bolxevike -

si señor!! bien escrito.

otro mundo es posible
otro capitalismo NO
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres