Blogia
I Fought The Law

Territory

Sencillo y claro. Me pasa últimamente viendo las secciones de Internacional de muchos periódicos. Lamento no poder indicar un ejemplo ilustrativo, pero la generalización que voy a hacer tiene, por lo menos, un % mínimo que se cumple en todos los casos. Y es que cada pocos días, algún analista tremendamente sesudo te habla de las elecciones o la situación en un país X. Y por general se divierten desmenuzando esa nación en todas sus religiones, todas sus culturas, razas, lenguas y, si fuera posible, hasta gustos musicales. Muy habitualmente intenta vincular sus comportamientos en una situación Y, como actúan, y de paso las relaciona con el hecho de que el pasmarote que se ha puesto en sitio del presidente Braulio es de la etnia tal, lengua cual, por lo cual los de la región de la Baja Volta, que en 80% son como él y un 20% además son musulmanes, se han puesto de acuerdo con él, no sin antes tener roces religiosos. Acaba el analista, la mayor de veces, concluyendo implicitamente que quizás ese mosaico de comunidades sería más tranquilo si, claro, las comunidades fueran puras, si se crearan sus propios países o les dieran autonomías que no se les reconoce, algo que me recuerda ciertos idearios de pureza y mantenimiento identitario que no me enrollan nada.
A todo esto, realmente es una lástima no tener ejemplos que lo corroboren, pero el tópico que acabo de relatar se repite muchísimas veces. En ocasiones pasando por encima la geopolítica, los intereses de las transnacionales o las influencias de terceros países, que como es normal se ven como excesivamente conspirativas y claro, las conspiraciones para los fans de Noan Chomsky y Oliver Stone. Y siempre, siempre, siempre, tienen el feo vicio de encuadrar a todo el mundo en una religión. Perdone, señor analista ¿y los ateos?. ¿No hay ateos en Uzbekistán del Este? Pues parece que no. Pero esto es lo que ocurre por documentarse con el CIA Factbook (buen libro, fuera coñas) que, junto a sus cualidades, hay defectos flagrantes como engordar sus enemigos en el mundo hasta cifras insospechadas. Aún recuerdo la cara que puse el día que leí en él que el estudiantado en España era un grupo potencialmente subversivo. No se me olvidará nunca.
Pero claro, este maremasmo babeliano-religioso-racial sólo se pueden hacer desde la distancia, desde la comodidad que da la lejanía. No me imagino, por ejemplo, al Toumbouctú Times hablando de la composición de la realidad española. Por la regla de tres antes anunciada, el responsable de Internacional -o el plumilla subalterno- debería pensar que estamos al borde de la guerra termonuclear y que esta se dará en un inicio -como casi todos los procesos políticos, y puedo demostrarlo- en Catalunya. Al y al cabo ¿no fue sólo un simple archiduque asesinado el que desató una guerra mundial, según la historiografía liberal? Lo que pasa es que en esos casos, desde nuestro eurocentrismo, la versión del Toumbuctú Times sería considerada inverosímil y sacada de quicio; pero sin embargo sí que podemos nosotros permitirnos el lujo de hablar de ellos con total calma -ui, que aflora el informe McBride, deformación profesional seguro-.
Así que ya sabéis. La próxima que os hablen de un conflicto potencial entre islamistas de la rama de Mohammed-Alí y los seguidores de la disidencia del primo ilegitimo del rey Faisal II -que era cristiano copto, no lo olvidéis- en el seno de una comarca perdida de Transabjasia, dudad por un segundo. Bajo los mismos parámetros, el riesgo de conflagración que tenemos aquí entre nacionalistas gallegos y asturianos por la comarca de Navia podría ser potencialmente superior.

Escuchando: Fortress Europe - Asian Dub Foundation
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Amigo Gagarin -

Desde que vi a las potencias occidentales apoyar a gente como Franjo Tudjman o la UÇK vengo observando una moda pro estados étnicamente puros.
Además, una curiosidad:
1º Mundo, nacionalidades, culturas, ...
2º Mundo, etnias.
3º Mundo, tribus.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres