Blogia
I Fought The Law

Summer in the city

Los bares preolímpicos (IV): Bar Cosmos

Tenía esta serie un poco abandonada, pero nunca es tarde para retomarla con todo un mito. Se ubica en Rambla de Santa Mónica con Escudellers, y solo el pronunciar su nombre produce estremecimiento por todas las ideas que se pueden asociar a él. Me refiero, como es evidente a los ya iniciados... al Bar-Hotel Cosmos.
La misma observación de sus ventanas exteriores nos ofrece de forma empírica el porqué la atribución de esta categoría. En el lado de Escudellers, un adhesivo pegado a una de ellas lo delata: "Barcelona 92. Donem suport a la candidatura olímpica", con lo cual podemos deducir que el establecimiento como mínimo ya existía en los años 80 tal y como lo conocemos. Sin grandes reformas obradas por algún discípulo de Santiago Calatrava, ni ningún intento de reconversión de la fachada principal en el nuevo Teatre Nacional de Catalunya.
El local es sucio, inhóspito, la galería de personajes que círcula por él es de órdago, auténtica carne de cañón para Javier Cárdenas. No en vano es uno de los antros favoritos de Carmen de Mayrena. Sentarse en su terraza supone, además de un acto mucho más multicultural que el tomarse un cóctel de moda en el Sincopa, imaginarse un pasado reciente que nos ofrecería, al menos, un limpiabotas carvalhiano trabajando delante tuyo, camellos traficando jaco del bueno, Sabino Méndez paseando con sus amigos en busca de buena mierda, y unos cuantos clochards y yonkis estirados como lagartijas bajo el monumento a Pitarra, disfrutando del cuelgue, mientras las palomas hacen sus deposiciones en la deteriorada cabeza del pobre dramaturgo catalán.
Externamente, la fachada y los letreros que ornamentan el bloque siguen el gusto setentas experimentado con éxito en concentraciones urbanas como Torremolinos, Benidorm o LLoret de Mar. Sin duda es un complemento perfecto al decadente Teatro Principal, con su calle Arc del Teatre que, por mucho Kentucky y mucho Moog y mucho s parroquianos suyos que circulen por ahí, seguirá oliendo igual que siempre a meados. Arc del Teatre sería el equivalente del Chino a Escudellers para el Gótico. Sólo Escudellers mercería un post aparte.
Desconocemos qué clase de persona puede llegar a Barcelona y alojarse en el Hotel de varias plantas que posee el Cosmos. Ni siquiera tenemos constancia de si ha cumplido esa función alguna vez y, por contra, solo haya gozado sus habitaciones como valor de uso el cobijo del oficio más antiguo del mundo.
Lo más sorprendente de esta cuadro colectivo es que, a pesar de los pesares, la Rambla fluye por enmedio, intentado de forma fracasada ser ajena a todo ello, con sus kioskos, sus turistas, sus tiendas de souvenirs con inexplicables sombreros mexicanos, su vista de Colón y la torre del telecabina, y la suave brisa que sube del puerto.

Escuchando: - Barcelona Ciudad - Trogloditas
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Hans Beimler -

Se cuenta que en la terra za del Cosmos se reunen o reunían algunos chaperos en busca de clientes.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres