Blogia
I Fought The Law

Seek and Destroy

Primavera Sound, la bacanal perfecta para forofos del Rockdelux. Para sorpresa de muchos de los que me conocen, allí estaba un servidor dispuesto a ver una de las mayores leyendas del rock, Don James Osteberg, alias Iggy Pop, con sus Stooges, el grupo que inventó el punk cuando ni se había organizado aún el Isla de Wight.
Poco antes de la espera, ya sabia uno lo que se iba a encontrar, y era un público bastante diferente del resto del festival, profuso en esos flequillos que llevaba de crío y tanto odiaba. Si se echaba un vistazo, la solo la proliferación de camisetas de Motörhead, Stooges, Hellacopters y otros amantes de las hachas eléctricas, era un signo diferencial. Y a los pocos minutos, muy puntual, lo teníamos encima del escenario. Melenas rubias, cuerpo musculoso, pantalones apretados, excelente forma física y 60 años encima -y al menos hasta los 30 con mucho visio sobre las espaldas-. Me pongo cerca de ese mito viviente del periodismo musical que es Cesar Martín, y Iggy y sus Stooges atacan con Loose. Dada la circunstancia de que ver a este señor reuniendo a su banda original me va a ser harto difícil, tomo la decisión de lanzarme, desbocado, a segunda fila. A partir de ahí todo es historia. Iggy y sus bailes, tirado por el suelo, en el foso, encima de los amplis, enseñando el culo, llamando a la invasión del escenario. 60 añitos el abuelo. Descargan casi íntegros sus dos discos Stooges y Fun House. Tras una apoteósica I wanna be your dog la cosa llegó a su fin, el 95% del público presente se fue a su casa, yo me quedé por ahí, vi a New Order -cal y arena, triunfaron gracias a un público entregado de antemano y a sacar su artillería pesada de hits a partir de la mitad del show, incluídas dos versiones de Joy Division- y al final incluso pudimos mi brother y yo agenciarnos unas cervezas gratis gracias a la iniciativa solidaria ¡Al Abordaje!. Buena forma de recuperar el sablazo inmundo que los organizadores nos pegaron a todos. Y es que si calculamos cuantas latas de cerveza se pueden comprar con los 62 euros de la entrada en un, por ejemplo, supermercado Mercadona, pues...
Lástima de no poder ver a otros maestros, la gran Merluza Sónica co su bajista Kim Gordon, uno de mis iconos femeninos favoritos de la música moderna en general, incluyendo barbies, operadas, beyonsés y la madre que las parió.

Escuchando: Mote - Sonic Youth
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres