Blogia
I Fought The Law

The powers is yours

Antes de ayer estuve viendo un cortometraje que el Sindicato del Espéctaculo de la CNT rodó en 1937, con fines meramente de propaganda, llamado En La Brecha. A parte del nivel como obra fílmica, que lamento decir que es bajo, o el histórico-documental, que me parece muy elevado, un simple plano fue suficiente para llamar mi atención de forma definitiva y hacer de él un texto para el blog, además de materia habitual de conversación estos días.
La imagen en cuestión dura unos solos segundos. Cuando uno de los miembros del sindicato CNT sale por la puerta de la sede regional de Via Laietana (actual sede del empresariado catalán, tiene guasa el asunto) la cámara muestra las puertas de diversos vehículos aparcados al servicio de la central sindical y vinculados a alguna empresa colectivizada. Una de ellas fue la que me obligó a dar al pause para disfrutar del momento: G. de Andreis. Consejo de Empresa UGT-CNT. Badalona

Image Hosted by ImageShack.us

G. de Andreis, más conocida por la LLauna, era una industria especializada en fabricar envases de lata, pero con un añadido diferencial: su uso de llamativos diseños que eran aplicados sobre el latón mediante el uso de la técnica de la litografía. En esa fábrica trabajó un tio materno, que vivió la crisis industrial de finales de los 70 y el cierre de la misma.

Image Hosted by ImageShack.us

Años después, el edificio se restauró y fue utilizado para dotar de una nueva ubicación al instituto de bachillerato Badalona 4. Así, el BéCuatro se convirtió en La Llauna, y también en el instituto donde cursé BUP y COU, disciplinas que hoy pueden sonar tan marcianas para según que gente como para mi lo era el PREU que estudiaba mi generación inmediatamente anterior.
No es la última de las coincidencias. Por el quinto aniversario de la inaguración de las instalaciones, el centro convocó un concurso de cuentos breves en cuyas bases se exigía que, como mínimo, el argumento estuviera vinculado a La Llauna. Y así lo hice, y con esto completamos el círculo del post, dado que cuando escribi mi relato me dio por ubicar la acción en ese edificio, pero durante el 19 de julio de 1936. Así que por medio de la imaginación y con cuatro textos que leí para documentarme, puse a los valerosos trabajadores del latón a la tarea de crear un comité sindical que administrase la fábrica, y otro de defensa que coordinados con otros obreros de la zona industrial fuese a proveerse de armas asaltando el cuartel de la Guardia Civil que está a pocos metros del lugar.
No ganó, porque no entendí jamás el porqué los textos con cierto contenido social y político nunca ganaban nada, ni en este certamen, ni en los convocados el Sant Jordi. Lo digo con la seguridad del que, cuando escribía sobre otras cosas, sí obtenía premios.
Completado el círculo de este largo texto, sólo me queda añadir que lo único que me falta es hacer una visita al entrañable centro de bachillerato y comentar el hallazgo con parte del cuerpo docente que aún permanece allí diez años despues.

Escuchando: Don't Call me Nigger - Sly and the Family Stone
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Joan -

Hola company:
Estic molt ineterssat en aconseguir aquestes imatges d'aquest vehicle retrolat amb G. de Andreis. Tu les tens? Me les pots facilitar (assumeixo les despeses) ?
Saps on les puc aconseguir ?

Gràcies per la teva descoberta i la ajuda.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Jordi -

Jo també vaig estudiar a la Llauna. De fet, vaig formar part de l'última promoció que va fer BUP i COU. Després ja només va quedar l'actual pla d'estudis.

M'agradaria saber què se'n deu haver fet d'alguns professors de fora de Badalona, dels quals ja n'he perdut la pista...

Ivan -

Yo tuve la desgracia de estudiar en la Escola Pia de Terrassa.
Un profesor de historia nos contó que en el edificio de mi antiguo colegio, al final de la guerra civil, sirvió de hospedaje para la guardia personal del gobierno republicano durante un mes, mientras el gobierno republicano estuvo en Terrassa antes de exiliarse a Francia. Antes de eso los mismos guardias mataron a los curas del colegio.
También nos contó que el rey Amadeo I de Saboya se quedó impresionado ante la belleza del edificio escolar.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres