Blogia
I Fought The Law

Surfin' in Nicaragua

Surfin' in Nicaragua

Hace algunos meses comentaba que la Guerra fría cultural en los 80 nos brindó algunos subproductos audiovisuales dignos de ser recordados como de lo peor en el mundo de la propaganda política. Los títulos clásicos son fáciles de recordar: Amanecer Rojo, los Rambos, Rocky IV, Delta Force. Sin embargo, esta ola impregnó hasta títulos de consumo mucho más primario, y me voy a referir a uno icono de los que fuimos niños en los ochenta: El Coche Fantástico.

¿Propaganda de Guerra Fría en El Coche Fantástico? ¿El inocente y simpaticón Pontiac Firebird con la voz de Homer Simpson que tanto inspiró al moderno tunning difundiendo propaganda reaganiana en 1986? Pues sí. Aparte de lo sospechoso y parafascista de la organización que financia y apoya a Michael Knight, ese tipo que se toma la justicia por su mano vía mediante un coche que habla y que no se destruye nunca (recordemos, Fundación para la ley y el orden -en inglés, para la ley y el gobierno -) hay un episodio de la última temporada bastante más que jocoso en su argumento. Se llama "Knight Flight for Freedon", el señor Knight volando por la libertad.

En él, nuestro querido protagonista y su bólido visitan un país de centroamérica, en plena actividad volcánica, llamado San Duarte, en el que un grupo de militares han depuesto al gobierno, denominado durante repetidas ocasiones como democrático. El jefe de los milicos en cuestión no exhibe ningun simbolo político, más allá de un aguilucho en la gorra muy parecido al de las motocicletas Harley Davidson, pero sus secuaces por contra lucen un misterioso pañuelo roji-negro anudado al cuello, muy parecido al que llevaban los milicianos del Frente Sandinista de Nicaragua. Como es lógico se trata de un golpe puchista y no hay ninguna revolución popular detrás, pero ya hemos identificado de forma subliminal al pais como la Nicaragua de Daniel Ortega.En los planos del episodio, para ir ambientando la acción, se insertan planos filmados en estudio y en localizaciones de la colonia norteamericana del turno, con otros de archivo, de signo ideológico contradictorio, en los que aparecen imágenes de militares chilenos en plena toma de las calles de Santiago de Chil en época posterior al golpe contra Allende, así como otros de calles de La Habana. Si quedaba alguna duda -creada por la mezcla de imágenes de archivo- acerca del signo ideologico del gobierno golpista, estas se disipan cuando vemos como Michael Knight se presenta a cara descubierta en la sede de gobierno, de manera poco inteligente, como un enviado del gobierno estadounidense dispuesto a ofrecer ayuda económica, armas y suministros. El milico con la gorra de Harley Davidson lo recibe, pero no tarda mucho en decir que todo eso es "propaganda imperialista", ordenando su arresto y su inmediata ejecución.

Knight acaba en el pelotón de fusilamiento y lo abaten a disparos, pero como es lógico se trata del héroe y no puede morir. Y así es: un amiguito suyo que aparece al inicio del episodio -no se sabe cómo- se infiltra en la cárcel donde está Knight recluído, suelta a los presos políticos y coloca balas de fogueo en los fusiles de los soldados ejecutores. Knight escapa, se une a los 15 ó 20 rebeldes que bajan de la montaña -incuida una presentadora de telediarios rollo Resano que lanza granadas de mano y dispara con su pistola como si formara parte de las COES-, se lia a mandobles con los milicos y derroca él solito, con la ayuda de sus amigos, la tiranía rojinegra del país centroamericano que todos sabemos se refiere a Nicaragua. Se le olvidó al guionista que ese país durante la Revolución se convocaba elecciones regularmente, pero no importa. Knight restituye al presidente democrático y se vuelve a su país.

¿Es necesario añadir que éste fue uno de los últimos episodios rodados? Si pueden verlo, háganlo, y así verán que los ochenta no sólo fueron guiones de John Milius sobre adolescentes que combaten al ejército rojo en las montañas de Arizona.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Tomaquera -

Y qué me decís del Superheroe Americano? Ahora que se puede ver en Cuatro... qué tiempos...
Y ese rollito a lo Forrest Gump, el triunfo de la voluntad y la cabezonería sobre la inteligencia o la razón. Para que nos extrañemos de tener a Bush de presi...

barri -

Si mal no recuerdo, el tal Michael Knight era un tipo que había sufrido un accidente, y éstos de la fundación le recogen y le curan. Vamos, un robocop pero sin la chapa incorporada. Efectivamente, la línea de la serie era heredera de la gran aportación al cine de Charles Bronson, especialmente de su obra magna: "Yo soy la Justicia", película altamente recomendable y que sin duda influyó en la política del tiro en la nuca a los concejales peperos.

joi -

Pues a mí el tal Devon Miles me caía bien... por no hablar de Boni, que estaba como un tigretón...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Dern -

Nunca me motivó ver al tio este con la chaqueta de eskay pegada a su velloso pecho.
¡que repeluco!,
¡És un nido de infecciones!
¿Puede que el secreto por el qual kitt siempre encontrava a su dueño fuese un señuel químico? ahi dejo la pregunta.

Daniel -

Una pregunta que siempre me ha dado vueltas en la perola, ¿Michel Knight luchaba contra "el mal" en general, o por algo en concreto? Nunca he entendido bien estas series, de lo que me acuerdo es de cómo se metía en el camión en marcha....y el peinado del amigo Daví :P

barri -

Ahora a por el más difícil. A ver si encuentras algo de las míticas "El trueno azul" y "El halcón callejero". Vivan los 80!

mia -

A pesar de todo ello, a pesar de las evidencias, o de lo que digas... Kid siempre ha sigo uno de los ídolos de mi infancia. No así el pobre Michael Knigt, que siempre creí que llevaba un peinado horroroso a lo Jackson five. Kid sí es icono digno de culto y mención.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres