Blogia
I Fought The Law

John Lennon, hermano John

John Lennon, hermano John

  En la foto, John Lennon exhibe un ejemplar del periódico marxista The Red Mole

Entre uno de los films mas esperados del festival In-Edit se encontraba el documental The U.S. Against John Lennon, de los directores David Leaf y John Scheinfeld. La soberbia cola, agudizada por la cancelación de la segunda proyección del film, así lo atestiguaba, y no es para menos: estamos hablando de su estreno en tierras españolas, cerca de medio año después de su edición en Estados Unidos.

The U.S. Against John Lennon nos muestra, a través de material inédito y testimonios históricos de lujo, como el artista evoluciona desde sus polémicas declaraciones en The Beatles acerca de Jesucristo y la fama de los Fab Four, hasta como abraza un compromiso político cada vez más radicalizado, y específicamente en su abierta oposición a la intervención norteamericana en Vietnam. Esto le costará más de un dolor de cabeza a causa de una encarnizada vigilancia por el FBI y el intento de deportación y negación de su ciudadanía estadounidense, que tras un largo proceso se saldará con éxito por parte del cantante y compositor. Se trata, por tanto, de un film que pretende no recoger anteriores proyectos más centrados en la carrera musical o la vida personal de Lennon. A estas premisas más que prometedoras, le sigue un desarrollo correcto que finaliza en, al menos para el que esto escribe, decepción. Y explicaré el porqué.

 

La sensación que extraje tras el visionado es de que los realizadores han escamoteado u omitido detalles que podrían explicar de manera más eficaz la persecución política a la que Lennon es sometido durante sus primeros cuatro años de residencia en Estados Unidos. De esta manera, la idea que subyace en el film es que Lennon se inició, a través de sus Camas de la Paz en Ámsterdam y Montreal, en un pacifismo químicamente puro, muy influído de cierta influencia de religiones y cultos orientales, en los que por no hacer, no les desea ni siquiera ningún mal a los responsables de la situación del planeta. Posteriormente, sus nuevas amistades recién llegado a Nueva York le harían renegar de esta etapa –“el flower power fracasó, hagamos otra cosa”- para involucrarse abiertamente de una manera más abierta contra la administración Nixon y todo lo que representaba. Explica poco el film qué defendían estos amigos de Lennon en Nueva York. No se nos mencionan las ideas de John Sinclair –al que ayudará a liberar de la prisión con una participación en el apoteósico festival celebrado por su causa en Ann Arbor-. Tampoco cuando Bobby Seale habla con Lennon en un programa de TV acerca de las ideas de los Black Panthers, se menciona nada más allá de la posición al nacionalismo, mientras una voz en off oculta la parte relacionada con el final de la sociedad de clases y de las grandes corporaciones. O bien se define a los Yippies de Abbie Hoffman y Jerry Rubin como simples activistas radicales, cuando en su época eran conocidos como “grouchomarxistas” por su mezcla de socialismo revolucionario y situacionismo.

Y ni siquiera esto sería así. El mismo Tariq Ali, periodista de la izquierda radical que aporta ciertos testimonios en el film, entrevistó a Lennon para The Red Mole, la revista de un pequeño grupo marxista británico, poco antes de su marcha a Estados Unidos en 1971. En ella, el cantante ya afirma leer prensa comunista, interesarse por la marcha de estados como China y Yugoslavia, sentirse muy disgustado por la presencia militar inglesa en el Ulster e identificarse como hijo de la clase obrera y sus reivindicaciones. De esta manera, no fueron ciertos “nuevos amigos” los que podrían haber enredado o influenciado a Lennon como se insinúa en el documental: era parte de una evolución personal, vivida en aquel momento de forma colectiva por muchísimas personalidades públicas, que llevó incluso a una actriz como Vanessa Redgrave a participar en organizaciones como el Partido Revolucionario de los Trabajadores –que Lennon, asimismo, también apoyó- por la misma época.

La dimisión de Nixon, el nacimiento de Sean, y el fin de la causa abierta por inmigración para expulsar a Lennon del país son presentados como una cierta victoria del artista contra la persecución sufrida por el establishment. Nada más lejos de la realidad. Si por algo fue investigado y perseguido, fue precisamente por suscribir ideales que iban más allá de la simple retirada de tropas de Vietnam, y que propugnaban una transformación en profundidad del poder político y económico de los Estados Unidos de América. Por querer darles voz a aquellos que los dispositivos de contrainsurgencia pretendían destruir, ayudar y financiar, Lennon era demasiado molesto al gozar de autoridad y respetada fama. El centrarse en la vida familiar y el que algunos asistentes a la proyección quisieran enredarse en teorías acerca del asesinato por Chapman no oculta que en realidad el propio sistema ganó la batalla a costa de obtener el silencio, incluso tolerándolo en su país, de aquel que pretendía colaborar en su liquidación.

La presentación de la figura de Lennon en el documental me pareció, como otras experiencias documentales o fílmicas acerca de personajes o periodos históricos similares, dentro del intento contemporáneo por edulcorarlos o suavizarlos por parte de lo que sería cierto establishment cultural vinculado a los que en Estados Unidos llaman liberales, y en España la socialdemocracia. El hecho de que el co-director John Scheinfeld mencionara a Bono como figura actual más o menos equiparable a Lennon no ayuda, ni de lejos, a pensar lo contrario.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Jordan 13 -

Grief is itself a medicine.

Nike Shox Turbo -

To make good use of life one should have in youth the experience of advanced years, and in old age the vigor of youth. (Stanislars I, Polish king)

PennyLane -

bueno, en lo que más corto se queda en documental en mi opinión, es en no avanzar hasta el asesinato de lennon a manos de un fan (¿?¿?) en 1980.
al contrario de lo q pueda parecer, vencer a inmigración y extranjería no significó vencer a la CIA...... lennon molestaba y se lo quitaron de enmedio.
claro q por mucho q yoko diga o haga, no se atreverán a sacar esa historia a la luz.

sobre lennon, yo prefierón imagine y sin duda las antologías de los beatles.

BEXETS!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Entrenómadas -

Estupendo post. Magnífico, si lo leo antes de escribir el nuestro hubiera cambiado cosas.
Muy, muy bueno.

marianosuperstar -

Hace poco tenía una conversación similar. A los personajes políticos que están llevando al cine les están tratando de separar demasiado su compromiso político de su plano personal, lo cual es una simple y llana mutilación porque no puede separarse una cosa de otra en estos personajes.
Tenemos por ejemplo a las 13 Rosas o a Puig Antich, cuyas películas se han visto afectadas por esos parámetros "socialdemócratas"...¡En un anarquista y en un grupo de -al menos- marxistas!

Sólo hay que ver películas de los 70 para enseñarles a estos cineastas como se hacean las cosas.

Vladimiro -

Yo creo que el activismo izquierdista de Lennon fue más bien una etapa, una moda -aunque quede feo decirlo- que en mi opinión tuvo bastante que ver con su relación con Yoko Ono. Antes de eso los signos políticos de Lennon eran prácticamente inexistentes y que se limitaban a tímidas insinuaciones como la parte que le corresponde en la canción de los Beatles "We can work it out" -por otra parte seguramente uno de los primeros, si no el primer, temas con contenido político en el mundo del rock'n'roll-.

Lo de Jesucristo no cuenta, en realidad él sólo pretendía decir con un chiste que la música de los Beatles llegaba a más países que el propio catolicismo, lo cual era cierto; la desproporcionada reacción a dichas declaraciones fue la que le dio una profundidad que en mi opinión no tienen.

Además hay que recordar que el primer tema de los Beatles en que Lennon aborda abiertamente el tema político -ya en relaciones con Yoko Ono- es "Revolution" que, aunque con dos versiones alternativas de la letra, sigue siendo una canción claramente contrarevolucionaria. Eso sí, su evolución personal hacia la radicalización política a partir de ahí es más que positiva. Lennon pasa de su postura en "Revolution" a hacer temas cargados de contenido revolucionario -amén de ser obras maestras-, como pueden ser "Working class hero", "Power to the people", "Woman is the nigger of the world" -para mí de las mejores canciones feministas de la historia, por su letra- o la que dedica a John Sinclair que mencionas en tu artículo.

Que justo cuando estaba en el meollo de esta etapa hiciera declaraciones en el plan de decir que ha sido rojo de toda la vida no me parece tan importante. Si lees las declaraciones que hacía en plena etapa de meditación en la India verás que ponía la misma pasión en decir que eso era la solución a todos los problemas de la vida.

Dicho esto no quiero yo quitarle mérito al activismo político de John Lennon, que no se me entienda mal. Porque una vez volcado en ello estoy seguro que el ya ex Beatle creía firme y sinceramente en lo que hacía y se dejaba la piel en ello. Por eso, sin haberlo visto, me indigna el punto de vista light, de pensamiento único y descafeinado, con el que se hacen este tipo de revisiones históricas en forma de documentales guays. Y me indigna más aún que lo comparen, por lo que dices, con mequetrefes como Bono. No se puede comparar a un personaje como el lider de U2, que a la misma vez que está comprometido con mil causas tiene la residencia en Andorra para evadir impuestos, o al que el establishment recive con los brazos abiertos allá donde va y le piden siempre que se quede a "hacer merienda cena" (xD); con un Lennon que se dejó millones de su propio bolsillo en campañas contra la guerra de Vietnam -y de cuyo fin fue parte muy importante-, y que se enfrentó tanto con el gobierno inglés como, sobre todo, el de Nixon por defender sus ideas revolucionarias.

Por desgracia diluídos los ecos de Mayo del 68, terminada la guerra de Vietnam y con el Neoliberalismo comenzando a senbrar su pensamiento único tras la crisis del petróleo en los 70, el activismo de John Lennon, como el de toda una generación, quedó aparcado como la moda que quizás fue.

Aún así una figura como la de Lennon, con un compromiso tan claro y militante, sin vergüenza y ni complejos, abrió un camino político y revolucionario que hasta entonces estaba inexplorado en el mundo del rock. Y aunque intenten diluir sus ideas através de edulcorados documentales él seguirá siendo un grande entre los grandes y un héroe para la clase trabajadora.

Menudo tocho me he marcao xD

"Cuánta utopía será rota
y cuánto de imaginación
cuando a la puerta del Dakota
las balas derriben a John"

'Cita Con Ángeles', Silvio Rodríguez
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres