Blogia
I Fought The Law

Sí, sí, sí. Tanques rusos en Madrid.

Sí, sí, sí. Tanques rusos en Madrid.

Leído en La Dinamo

 

El pasado jueves 6 de septiembre murió en Madrid Pablo Sorozábal (1934), un gran novelista, poeta, ensayista, traductor y músico. Entre otras cosas debemos a Sorozábal la música del himno –tan oficial como clandestino: nunca se interpreta en los actos oficiales– de la Comunidad de Madrid cuya genial letra elaboró Agustín García Calvo. Lo mejor de Sorozábal es sin lugar a dudas su novela Lloro por King Kong, pero su trayectoria como articulista hubiese merecido una mayor atención de la que recibió. En los años ochenta y noventa publicó en Egin artículos lúcidos, brutales, eruditos y, algo que no siempre se percibió, cargados de un corrosivo sentido del humor a años luz de cualquier corrección política. Como muestra, recordamos algunos fragmentos de su alucinante “Elogio sentimental del tanque ruso”, publicado en 1989, poco después de la caída del Muro de Berlín.

Elogio sentimental del tanque ruso

Pablo Sorozábal

“Casi todo el mundo parece estar muy contento porque el tanque ruso ha hecho mutis por el foro. Pues bien, lamento mucho dar la nota, siento –lo siento por mí– no unirme al coro, pero es que me resulta imposible. No es que me guste practica el esnobismo de ir a contrapelo. Al contrario, lo detesto. Uno de mis mayores placeres (y declaro que el hedonismo es lo mío) consiste en no discrepar de la mayoría, sino coincidir con ella. (…) Pero (…) debo confesar, y confieso, que aquel ente mítico pero real, aquella fiera de plomo y acero (discúlpenme los estilistas del idioma por la vulgaridad de la metáfora, y los ingenieros armamentísticos por el presumible error metalúrgico) siempre fue objeto de mis amores. Sí, siempre amé, y sigo amando con pasión, con ternura, con devoción y con devoción y con delirio al carro de combate del Ejército Rojo, más conocido por ‘tanque ruso’.

Pese a mi extrema juventud (sólo llevo en este mundo cincuenta y cinco años), mis relaciones amorosas con el tanque ruso datan de muy atrás. Sin pretensiones de exactitud, me atrevería, sin embargo, a afirmar que mi affaire erótico con el tanque ruso dura ya cuarenta y cinco años. Todo comenzó, sin duda, cuando mi padre me habló por primera vez de aquellos tanques rusos que acudieron en ayuda de los milicianos y se lanzaron a contener el formidable embate de la no menos formidable máquina de guerra que italianos y alemanes habían puesto a disposición del general Franco.

(…) Siempre odié la guerra y la odio. Siempre amé la paz, y la amo. He aquí justamente la razón por la que el tanque ruso suscitó en mí tan hondos sentimientos de ternura, de admiración y solidario fervor. El tanque ruso enarbolaba la bandera de la hoz y el martillo, la roja bandera del comunismo internacionalista, esto es, la bandera de la paz, la razón, la humanidad y la justicia. Ahora bien, si es cierto que el tanque ruso se convirtió en símbolo de la victoriosa revolución socialista decidida no sólo a terminar de una vez por todas con la barbarie capitalista en los territorios del antiguo imperio zarista, sino a frenar y contener dicha barbarie en el resto del mundo, también es cierto que otras armas en manos bolcheviques no eran menos merecedoras de ternura, fervor y solidaria admiración, como la artillería, pesada o ligera, la audaz y temible artillería soviética, como las baterías de cohetes Katiuska, los fusiles automáticos Kalashnikov o la aviación de caza, sin olvidar las bombas nucleares y sus misiles portadores, cuya existencia (conseguida con tan enormes sacrificios del pueblo soviético) logró impedir, a principios de los años cincuenta, que el imperialismo, con EE UU a la cabeza, continuara arrojando las suyas sobre ciudades indefensas, asesinado en un abrir y cerrar de ojos a centenares de miles de personas, como hizo en Hiroshima y Nagasaki.

Sí, lamento mucho herir la sensibilidad de las gentes de bien (…) si elijo estos tiempos que corren, justo éstos, para hacer mi elogio sentimental del tanque ruso. Pero es que a uno, francamente, le trae sin cuidado quedar mal ante la inmarcesible y viril inocencia que brilla en los ojos de los demócratas de hoy (fascistas de ayer y de siempre). Por eso no me privaré tampoco de proclamar que ando ahora preocupado sentimentalmente por la armas de Cuba, y que si en mi mano estuviera, le diría al gran Fidel: Comandante, acépteme estos cientos de bombas nucleares y sus correspondientes misiles. Acéptemelos, se lo ruego, en nombre de Euskadi. Pero, desdichadamente, no tengo bombas ni misil que regalar a la Revolución cubana, así que me veo obligado a limitar mi solidaridad a unos gramos de leche en polvo o penicilina, más que nada como símbolo del bloqueo de la isla y, también, como escupitajo contra la jeta de esos traidores, mafiosos, bandidos, canallas, ladrones y malnacidos que, en la patria de Lenin, han secuestrado, de momento, a mi bienamado tanque ruso”.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Rafa D -

¿Y cual es la opción? ¿Ésta?

La alternativa actual, muy liberal y muy democrática al bloque de pisos homogéneo son las hipotecas a 50 años que ya da el BBK, la alternativa a la fábrica es al contrato temporal, al deslocalización, la externalización, la paga a destajo, los autónomos obligados, etc. Habría que preguntar a los trabajadores de Santa Bárbara si ven alguna diferencia (ojo, puede que sí) entre el armamento nuclear o las bombas de racimo y las antipersonas que venden baratas a gobiernos dudosos y traficantes intachables.
De políticas imperiales me ahorro la comparación. De muros les puedes preguntar a los palestinos o mejor a los del otro lado de la valla en Ceuta.

Aún hemos de ir explicando qué es socialismo y qué no lo es. Quien era y qué hizo gente como Trostky, Jruschev, Stalin, Tito, Mao, Ho, etc. (en lo teórico y en lo práctico, en sus aciertos y sus errores). No seré yo el que no critique pasados y presentes, pero qué fácil tienen algunos formarse una opinión a base de editoriales de el País; yo llevo toda la vida estudiando y aún me corto muy mucho de dar mi opinión sobre la primavera de Praga, por ejemplo.

Sobre Cuba me comparas con lo que sabes (si es que sabes algo) de la desnutrición en Haití, los balseros dominicanos, la inmigración mexicana, la tasa de mortalidad infantil de EEUU, los presos políticos en España, el 43% de analfabatismo en Senegal, o la lepra en la muy emergente India.

Y todavía tienen la cara de llamarse de izquierda. Y total ¿para qué?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

uri -

Joder nen, esto es demagogia y lo demás tonterías. La bandera de la paz, la razón y no sé cuántas cosas más, internacionalismo... Anda ya, si invadir y someter (sí, someter y expoliar) media Europa por "frenar al imperialismo" es internacionalismo... Si mandar a su franquicia en España sólo lo justo y a cambio de sofocar una revolución que escapaba de sus tentáculos es internacionalismo...

Que sí, que los tanques eran muy bonitos, entrañables y daba buen rollo verlos, que sí, que los kalashnikovs nos gustan a todos, pero hombre... La patria de Lenin fue traicionada desde que Lenin murió, incluso antes.

Y la población soviética, que realizaba tan enormes sacrificios bien a gusto, di que sí. Que vamos, que a mí no me hubiera gustado una mierda vivir en un bloque de esos de miles de kilómetros de largo democráticamente homogeneos y currar todo el día en una fábrica de mierda para que fabricaran costosísimo armamento nuclear. Y total, para qué.

Igual es que se me escapa su finísima ironía, pero de verdad que entre tanta épica bolchevizante y tanto "el gran Fidel" se me escapa.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres