Blogia
I Fought The Law

Capitalism stole my virginity

Capitalism stole my virginity

Toda una serie de elementos modestos que venían perteneciendo a la clase media, pequeños industriales, comerciantes y rentistas, artesanos y labriegos, son absorbidos por el proletariado; unos, porque su pequeño caudal no basta para alimentar las exigencias de la gran industria y sucumben arrollados por la competencia de los capitales más fuertes, y otros porque sus aptitudes quedan sepultadas bajo los nuevos progresos de la producción. Todas las clases sociales contribuyen, pues, a nutrir las filas del proletariado.

Como en el film El principio de Arquímedes, mi amigo y yo miramos el exprimidor de naranjas situado en la cafetería donde estamos echando una caña, nerviosamente, intentando calmar con alcohol la posibilidad tenebrosa de que una decisión muy bien explicable por el párrafo anterior no arruine la amistad de una década.

Es inevitable y, pese a la dura decisión de prescindir de mí, nos sentimos los dos como naranjas exprimidas. Como víctimas de algo más grande, mucho más poderoso, que nos aplasta a ambos, aunque estemos en posiciones distintas en la escala productiva.

¡La propiedad bien adquirida, fruto del trabajo y del esfuerzo humano! ¿Os referís acaso a la propiedad del humilde artesano, del pequeño labriego, precedente histórico de la propiedad burguesa? No, ésa no necesitamos destruirla; el desarrollo de la industria lo ha hecho ya y lo está haciendo a todas horas.

Los libros de Empresa Activa son los catecismos con los que, destituida la religión como corpus teórico justificador y fijador de la realidad, se forjan los trabajadores de cuello blanco en sus espejismo por ser algo. No del todo: la fe religiosa calvinista se mezcla con filosofía nietzschiana, folletos de autoayuda y ideología liberal. Los nombres de cada libro y sus subtítulos son muy evocadores: Supérese, haga reuniones eficaces de equipo, innove, si no tiene producción, invéntesela, haga partícipe a sus colaboradores (sic) en su gran proyecto común. Abierto 24 horas: concentre su tiempo en lo que más le interese, adapte su trabajo a su vida. Es decir, disponibilidad total. Lecciones desde el Green, aprenda management por medio del golf. Utilice las técnicas de los domadores en los tratos con sus clientes. Uau. Me siento tentado de escribir un libro sobre cómo ligar por medio del fútbol o de grandes conflagraciones militares históricas.

No disfrutamos en el paro, ni disfrutamos trabajando

Encima el opio del pueblo me falla, y el Barça cae en octavos.

Escuchando: No hay sitio para tí - MCD

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres