Blogia
I Fought The Law

North Korea goes bang (II)

North Korea goes bang (II)

Siempre me hizo mucha gracia este monigote usado en Team America representando a Kim Jong Il, el malo malísimo por encima incluso de los talibanes

Recuerdo hace una década como cierto actual diputado del parlamento español se dedicaba a mofarse de mi persona con ese humor tan tonto y característico de la izquierda cumbayá que siempre me puso de los nervios, una actitud de humor cutre y tontuna que desconozco si fue la que me empujó de manera definitiva de cabeza al rock and roll y el comunismo -según el día cunhaliano, guevariano, o wumingiano -. El objeto de burla era que, en uno de mis arranques de curiosidad por leerlo todo, me vio con un librito en mis manos, cogido por unos minutos de un estante cercano, en el que se recogía la constitución de la República de Corea del Norte, texto jurídico en verdad no muy diferente al de otros países del mundo. Suerte que la supuesta democracia virtual es así y me permite estos ajustes de cuentas póstumos, dado que el actual señor diputado, por esa regla de tres suya que atribuye por sistema la ideología del libro a aquel que lo lee, debe de tener serios problemas de hormonas cada vez que lea algo diferente al de su posmoderno ideario de bicicletas y medioambientalismo progresista –si se me permite la burdísima caricatura, pero es que los verdaderos ecosocialistas como Michel Lowy sí me merecen respetos-. Dejémoslo en paz a él, pobre , ahora que esta negociando rebajas con la ley de (sic) memoria histórica, y toquemos lo que tenía en mente.

Estábamos con la oficialmente como Republica Democrática Popular de Korea, que citaré por su alias DPR de Korea o el más campechano Korea del Norte. Se trata de un país con un sistema social en el cual, ya no como occidental, sino si fuese una persona culturalmente oriental, me molestaría vivir. No me gusta su modelo de socialismo, no me gusta el culto a la personalidad obsesivo –sí el respeto a los que se lo merecen-, no me gusta su mitología religiosa, no me gusta su retórica del poder. Incluso en esta página me mofé de que usaran videojuegos para entrenar a sus soldados. Okay, dadas las excusas pertinentes por si lee esto algún no iniciado, pasaré a comentar el profundo rechazo que me ha provocado la visión de cierto documental realizado por el canal Cuatro y dirigido por Jon Sistiaga sobre dicho país asiático. Cierto es que Jon sufrió una terrible tragedia, como fue perder a su compañero de trabajo durante la invasión de Iraq en un miserable crimen de guerra que todavía sigue sin investigarse. Es doloroso, y es cierto que allí Jon, con su saber estar, se ganó muchos puntos positivos a los ojos de algunos. Pero duele más que se haya encumbrado como una superestrella del canal Cuatro, cosa que no parecería mal si luego uno no se encontrara con productos audiovisuales tan rematadamente malos, de cinco pelado en la facultad y porque te has currado las localizaciones y la producción.

Invito a su visionado para comprobar como la cantidad de apriorismos, suposiciones basadas en la nada, teorías de cosecha propia y juicios de opinión descaradamente negativos y parciales empañan lo que podría ser un buen documental. Sin ir más lejos, de la DPR coreana he visto unos cuantos, todos de factura occidental, y mucho más serios. Sistiaga no se molesta ni en documentarse en cosas tan evidentes como el famoso hotel piramidal construido en Pyongyang, que no lo fue por ningún delirio del amado líder, sino por un proyecto fracasado de realizar los Juegos Olímpicos de 1988 compartiendo entre las dos Coreas dicho evento. Omite que el señor amado líder recibió también obsequios de otros dirigentes no socialistas mundiales. Falsifica datos, los exagera, los deforma, o los inventa. Omite que Corea del Sur es un país policial y represivo, del cual me vienen a la mente tres cosas: sus Daewoos, sus palomas achicharradas en el pebetero olímpico en Seul'88 y sus masivas manifestaciones de obreros reprimidas a golpes.

Poco a favor dice algo como que el gestor de las visitas de periodistas extranjeros hable bien por su seriedad de los equipos de Tele Cinco y Tv3, y mal de Sistiaga

Pero lo más paródico no es eso. Lo que más llamaría la atención a una mente crítica, aparte del tono amarillesco y poco objetivo del audiovisual, es qué pasaría si un observador de una civilización distinta a la nuestra hiciera un documental sobre, digamos, la Europa Occidental. Un corresponsal de la serie de tv La Nueva Generación de Star Trek, venido desde el futuro, explicando como funciona España. Le sorprendería ver como en un país donde -aparte de basar su economía en el lucro privado y que lo hace en cada vez mayor forma mientras mantiene los salarios a la baja- se hace un culto al dinero, a la individualidad, a la competitividad, a las apariencias y al cuerpo. Como perdemos el tiempo delante de la TV, con programas como Yo soy Bea, Gran Hermano, o tertulias con opinadores que sientan cátedra en temas que irían desde la conveniencia o no del bozal en los perros hasta teoremas de la física nuclear. Como el poder miente de forma sistemática, los medios construyen polémicas y las descomponen, como el olvido de lo inmediato se usa como arma política y de propaganda, como los jueces mandan casi tanto como un gran banquero. Como el jefe de estado es vitalicio y por una cuestión biológica. Como se fabrican objetos que tienen un valor de uso casi inútil, desperdiciamos nuestra fuerza de trabajo en ello, y además la publicidad nos hace desearlos y comprarlos aunque pudiéramos prescindir de ellos. Como somos tan crédulos al bulo, y cuanto más reaccionario y racista mejor –los… (gitanos, negros, moros…) el gobierno resulta que les regala los (pisos, becas, plazas de parking, guarderias, bolsas de pipas…) discriminando a los que sonde aquí. ¡Qué vergüenza! ¡Qué se vayan a su país!- Como el poder crea sus rituales, incluso de masas, para fomentar la adhesión al sistema social. Como somos tan obtusos, ignorantes y desconfiados respecto a los que vienen de fuera, y en especial hacia los árabes. Como la libertad de expresión se concibe como la difusión de ideas sólo por unos pocas élites empresariales, y en la que cabe la intoxicación y la difamación. Como se encarcela y se ilegalizan ideas molestas, como…

No hay duda: somos los campeones de la civilización.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Zenia -

Què buen sentido de la ironìa, como siempre.
De Korea me encanta la monogamia. Despuès que los hombres tienen una novia oficial, ya es para la vida, no la traicionan. Por acà es tan distinto... ja ja
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

canserra -

Buenas!
Recuerdo perfectamente ese almacén que había debajo de la antigua sede de JIC en Barna.

Yo me estuve leyendo la Constitución de la RDA y la de Yugoslavia, que por cierto le dan mil patadas a la que tenemos aquí, en el Reino de España.

En fin, de éstas cosas se aprende. JH por esa época me comentó que yo era un ortodoxo porque siempre me veía leyendo libros de temática marxista, como "Asesinato en el comité central" (...) del ya fallecido Vazquez-Montalbán.

Bueno, ya se sabe, con el tiempo todo el mundo acaba en el lugar que le correponsde. Como los Garrido-Almeida, personajes que gente como el siempre denfendía..., y que ahora todos sabemos donde están.

Saludos!!

PennyLane -

a mí me hacía mucha gracia la canción que cantaba en la película "so lonely...." jajaja el mejor muñegote de la peli sin duda!!

la verdad es q sería interesante un estudio imparcial sobre nuestro sistema realizado por alguien ajeno a él, no obstante, nuestra propia sociedad es incapaz de aceptar ningún tipo de crítica ya que estamos en DEMOCRACIA (ja! o dictadura simpática).

BEXETS!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres