Blogia
I Fought The Law

Lean on me!

El lunes me levanté y todo seguía igual. Las calles estaban en su sitio y nada había mutado: ni los autobuses ni el metro aparecieron pintados de rojo y negro, ni las milicias controlaban las calles, ni los jefes habían desaparecido y los sindicatos tomado control de la producción en los centros de trabajo. Nada de lo que el dramatismo ultra del superhéroe de las ondas clericales vaticinaba se había llevado a cabo, y seguíamos todos igual de jodidos pese al inmenso efecto placebo, casi morfinico, de las banderitas rosas frente a la sede del PSOE en calle Ferraz.

Ajenos a ese idioma, el avance de las ideas medievales hacen mella en la cotidianeidad. Desde mi ventana en la Universidad Autónoma veo una jornada de lucha en la historia del movimiento estudiantil. Los mecanismos de represión siguen siendo los mismos, pero esta vez son legales. Las porras ecológicamente sostenibles de los Mossos se liaron a ostias contra los estudiantes ocupantes de la facultad de letras, al parecer por el mero hecho de intentar bloquear con una barricada la entrada ante la previsible llegada de la policía catalana. La rumorología basura corre por el campus: es que los tíos habían hecho una barricada con ordenadores. Poco conocedor de los métodos de la autodefensa callejera, supongo que un ordenador personal no es buena materia prima para cortar vías de acceso. Pero corre.

A ello, la conselleria de Universitats, en manos de una esquerra, republicana, y catalana, aplaude el hecho y se solidariza con el señor rector, que por primera vez en 22 años acepta la entrada de policías en el recinto universitario. Y yo me lleno de orgullo: estos son mis niños qué fuerte vienen dando. Tienen el campus lleno de pintadas, carteles, la universidad patas arriba: rector fascista, di no a Bolonia, UAB s.a., Mossos Fora. El supuesto progresismo gobernante es mucho más listo reprimiendo que los neardenthales post-franquistas, te golpean igual y luego te dicen: no me miréis así, que yo corrí tras los grises. Los verdes de verdad y los republicanos d’esquerra se preguntan porqué una parte de sus posibles votantes han sudado un huevo de ellos. Si hubiesen visto el campus el día siguiente de la intervención policial, habrían entendido muchas cosas: ni un alma, ni un solo alma, huelga total y absoluta como hace años que no se veía. Poca inteligencia en campaña electoral.

La ministra de educación, por su parte, se cubre de gloria. Viene en Gaceta Universitaria, y se harta a usar neolengua: las tasas no uben nunca por encima del IPC, Bolonia es guai, protestar está bien pero no os vamos a hacer ni caso, perdón, aceptamos la pluralidad de ideas, el debate público y la excelencia. Eso y una inmensa nube de humo es exactamente lo mismo.

Los grandes partidos son ajenos a todo ello, es más, lo ignoran interesadamente, la lucha contra la derecha obvia las luchas sociales, cuando no las reprime o chafa. Obvia la lucha de clases que pocas veces forma parte de su análisis, o agenda política. Los defensores de la España Mejor de Zapatero aplauden el medievalismo de Transports Metropolitans de Barcelona, un ente que ante la demanda de los conductores de dos días de descanso semanal sin rebaja salarial, actúa como una empresa capitalista pura y dura lanzando anzuelos que busquen el rebote del ciudadano contra el huelguista. Si accedemos a ello, habrá o menos servicios o billetes más caros. Claro, y de los sueldos de directivos o de la financiación pública no habla ni dios. Pero observemos los mensajes de los jefes: Nosotros también queremos los dos días. Tanto rajar de Orwell para ver como la neolengua y el doblepensar avanzan a pasos agigantados junto con los valores olvidados del medievo.

Ahora me dirijo al metro, saturado de viajantes que son admitidos y expulsados por las puertas como si de la sístole y la diástole de un corazón se tratara. Cambiar la vida, en el fondo, también se trata de cambiar la vida: cama-comida-metro-trabajo-metro-cena-cama. Es otro mecanismo de alienación, el pasar la octava parte de la existencia en vagones de metro. Mientras tanto, un rostro del presidente, con un perfil recortado grotescamente con la plumilla del fotoshop, me promete una España mejor. Y por mucho fondo rojo que le ponga, no me lo creo. Aunque cada día sueñe con autobuses pintados de rojo y negro y en los al entrar que te saludan con la palabra “camarada”

Edito: Lista de temas de la sesión de Pakua y un servidor del pasado 7 de marzo. ¿Egocentrismo? Puede ser, el acto mismo de crear un blog o un fotolog tiene mucho de ello. Pero también sirve para comunicar ideas, estimado autor del Lazarillo de Tormes. Sí, sí, todo esto viene por sus estultos comentarios. A mandar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Kltos -

plas,plas,plas (aplausos)

Andreu -

És un post excel·lent. S'agraeix poder llegir reflexions com aquestes en mig de tanta manca d'autocrítica. Enhorabona.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

mia -

¡Vaya, tienes un troll! Ya me extrañaba a mí que tardaran tanto en aparecer...
Maese, estoy contenta de volver a leerte, lo que supongo significa que estás más instalado en este despacho que todavía no entiendo a qué viene, pero del que sin duda me alegro. ¿Nos darás más info al respecto?

Anónimo -

Y sigue con la egolatría...¡mi despacho en la autónoma! Joder, no pierde oportunidad de vacilar...mis niños...¡paternalismo! ¡El gran luchador! Pues viendo su blog parece ud. joven. ¡Aaaayyyy! Desde luego, otra alma en lo alto de su torre de marfil...¡le pondrán un monumento en Leningrado por su contribución (vital y necesaria) a la salvación humana...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres