Blogia
I Fought The Law

Soldadito boliviano

Soldadito boliviano

<!-- /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:""; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-fareast-font-family:"Times New Roman"; mso-ansi-language:CA;} @page Section1 {size:595.3pt 841.9pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:35.4pt; mso-footer-margin:35.4pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} -->

Tras varios años de investigación y trabajos para escribir un guión de calidad, finalmente el director Steven Sodebergh ha estrenado estas últimas semanas la primera parte de su film sobre Ernesto Guevara de la Serna, más conocido como CHE.

Con motivo del 40 aniversario de la caída del Ché en combate, Sodebergh se plantea hacer una película en la cual saldrían los últimos meses de vida del argentino en la guerrilla boliviana. Convencido de que es incomprensible entender la estancia en Bolivia sin explicar los factores que lo llevaron allí desde Cuba, al proyecto inicial se añadió dos fases más: la lucha en Sierra Maestra durante la Revolución Cubana, y el discurso ante las Naciones Unidas en 1964, en Nueva York.

Con estos añadidos, el film se hizo demasiado largo en metraje y es por eso que se estrenará en dos partes. La primera, que ya ha pasado por nuestras pantallas, es Che: El argentino. La valoración del film no puede ser más que positiva, dada la exactitud de los hechos narrados, la perfección de los papeles representados y la imagen adecuada que se da no solo de Che, sino de también Camilo Cienfuegos, Fidel Castro, Juan Almeida y Celia Sánchez, entre otros líderes de la revolución. No omite momentos poco “vendibles” de la lucha, así como el difícil acuerdo entre las diferentes facciones opuestas al gobierno golpista de Batista existentes más allá del Movimiento 26 de Julio, la organización a la que Fidel Castro y Che Guevara dieron forma en su exilio mexicano. Y es ahí donde radica la fuerza de la película, aparte del uso de ciertas técnicas documentales mezcladas con el cine convencional, o el uso de localizaciones históricamente reales, como el fantástico combate entre la columna del Che y las fuerzas de Batista en la ciudad de Santa Clara.

Superado el obvio escepticismo que a priori puede generar el ver estrenos de temas tan fácilmente peliagudos y manipulables por la derecha como es el Che, podemos respirar tranquilos. La memoria de Ernesto Guevara pasará a nuevas generaciones que engrosarán los luchadores del mañana, no sólo a través de magnificas biografías que ya hace años están a la venta, sino por medio de films excelentes como éste o como Diarios de Motocicleta-  que entierran en el cubo de la basura de la historia películas deleznables como aquel Che! Protagonizado por Omar Shariff en 1969. Pero eso daría para otra historia. Espero ansioso el estreno de la segunda parte: Che: Guerrilla, ambientada en sus últimos días en  la guerrilla boliviana.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Antonio Salvador -

A mi también me encantó El Argentino, aunque me lo esperaba, porque había leído lo comprometido que estaba Benicio del Toro con el asunto. Incluso, firmó una petición en favor de los Cincho hace ya algunos años.

Te felicito por tu regreso, Toni. Se te echaba de menos compañero.

Salud!!

Por cierto, ¿Qué opinas del caso d´Urgell? He publicado el último post en Kaos y me están dando una somanta de hostias, que si antiestalinista, que si anticatalán, ...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

PennyLane -

Vi la película y me pareció más que aceptable viniendo de un director tan anodino como Soderberg....

La grandeza de la película radica, en mi humilde opinión, en que las generaciones de nuevos mods que llevan la cara del Che en sus camisetas de diseño, sus carpetas, sus converse último modelo o lo cuelgan de sus paredes, sabrán al fin quién fue el personaje más allá del mito y por qué causa luchó. Y quién sabe si se animarán a leer algo más sobre él, la revolución cubana o qué narices, sobre política!!

Sin duda lo mejor es que a muchos, en estos días de violencia de estado buena terrorismo malo, les hará reflexionar sobre la utilización o no de la violencia con fines políticos.

Un 7 sobre 10. Esperemos que la "segunda" parte no nos decepcione.

bexets!!

Vladimiro -

Iba yo a escribir sobre el tema, pero visto que me lo has pisado eso que me ahorro. El lado perezoso de la fuerza te lo agradece.

Bien, hablando de cine, la auténtica cualidad de "Che: el argentino" es la interpretación de Benicio del Toro. Desde el primer momento te convence de que estás viendo al Che, y a partir de ahí todo va sobre ruedas. No te pasas la película pensando si es creíble o no, sencillamente te sumerges en la historia documental con el Che de protagonista.

Eso es sin duda también mérito del director. Soderbergh, a pesar de ser un realizador hollywoodiense, es uno de los más coherentes en su trayectoria, y con películas más que interesantes (siempre recomendaré su remake de "Solaris"). Así que cuando supe de esta película sobre el Che con Soderbergh y del Toro, la verdad es que esperaba un tratamiento de la historia con rigor, una buena interpretación y un buen pulso narrativo. Y la verdad es que no me decepcionó en absoluto.

La única pega que le encuentro, máxime si se quiere ser coherente o respetuoso con el espíritu de lo que se está contando (aunque no tiene por qué ser así, claro); es el hecho de haber dividido la película en dos para sacar más beneficios. Si dura cuatro horas, pues cuatro horas, como "Lo que el viento se llevó", "Ben-hur", o las de "El señor de los anillos". Dividir una película en dos, como en este caso o en el de "Kill Bill", sólo tiene un motivo: que los espectadores paguemos dos veces por lo mismo.

Hablando de polítca, o de historia, la película no es objetiva, porque no puede serlo. Se basa casi completamente en los diarios del Che, lo que hace que no sea un relato histórico riguroso, como lo haría un historiador. Sin embargo, aunque se nota cierta simpatía por el personaje por parte del director, no se comete el error de convertirlo en una hagiografía de esas que hasta nos echarían de espaldas a los más "rojos", sino que se traba con cierto distanciamiento respetuoso que le da a la cinta el toque de seriedad fundamental para tratar un tema como este.

En cualquier caso, y sobre todo en los tiempos que corren, el retrato que hace Soderbergh de la figura del Che y su historía, de su teoría política y su práctica revolucionaria, me ha parecido de lo más acertado, serio y valiente que se ha hecho al respecto. Lo cual seguro le chocará a más de uno cuando la vea, tanto para los que tenían de él la imagen de poco más que un hippie, un icono pop; como los que no dudarían llamarlo terrorista, ya que sin duda hoy día el Che estaría entre los más buscandos junto a Ben Laden.

Para mí, y salvo que Soderbergh la cague en la segunda parte, cosa que dudo; estas películas son ya clásicos del cine y material didáctico de primera.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres