Blogia
I Fought The Law

Road to ruin

Road to ruin

Una de las estaciones del metro de Charleroi (Bélgica), en los varios kilómetros nunca inaugurados de su red

La fascinación por la ruina, lo abandonado y los pasados ideales era algo que los románticos del XIX sentían con especial predilección. Los planificadores del XX han proporcionado a los arqueólogos de lo moderno miles de obras públicas abandonadas, inacabadas, o que directamente no cortaron la cinta de inauguración.

Uno de mis ejemplos favoritos es la Westway londinense . Citada en libros, discos y films, formó parte de un plan urbanístico del gran ayuntamiento de Londres para construir accesos rápidos a la City desde casi su mismo corazón. La crisis del petróleo desbarató el asunto, pero antes dio tiempo a arrasar parte de Sheperd’s Bush y Notting Hill piqueta en mano, construyendo una de las mayores monstruosidades en cemento armado jamás fabricadas por el hombre. Al final quedó como un trozo de autopista elevada de 4 kilómetros en medio de un núcleo urbano de alta densidad de población. Para hacerse la idea, como lo que significo la Ronda del Mig para Barcelona, pero decorando Carlos III con un viaducto en vez de la trinchera hoy cubierta en gran parte.

Hay otros varios casos nada desdeñables. La red de ferrocarriles del estado español tiene varios centenares de kilómetros de vías explanadas, e incluso construídas, de caminos de hierro transversales nunca inaugurados. Proyectos de la época de la Republica, retomados bajo el franquismo, y que los planes de ajuste del Banco Mundial obligó a paralizar a favor del transporte de carretera. Sin embargo, la constructora de turno se llevaría sus billetes. Como el que hizo los túneles de la Línea 2 del metro de Barcelona, usads durante años para filmar videoclips, teleseries y películas.

Hoy, vemos en nuestras pantallas como hace aguas una de las mayores idioteces constructivas jamás realizadas en territorio del área metropolitana de Barcelona. La máxima expresión de la obra faraónica, el despilfarro y la priorización de inversiones en las grandes obras. ¿Cómo explicar lo que está pasando con la entrada del AVE en Barcelona? ¿Cómo justificar una opción tan costosa como hacerlo pasar por en medio de la saturadísima entrada sur por Bellvitge y atravesar la ciudad con un larguísimo túnel con un coste 4 veces superior al paso por el litoral? ¿A cuento de qué construir otra estación en Sagrera? Y finalmente, ¿Por qué empeñarse en tirar con costoso AVE y no tecnologías Talgo usando los trazados ya existentes? Eso por no comentar la inmensa chapuza de construir un cajón de 11 metros de alto para cubrir las vías a la entrada de Sants. No creo yo que esa sea una forma de cerrar cicatrices en el barrio, me temo.

En mis sueños más húmedos aparece un destino para el túnel de marras que tanto quebradero de cabeza le crea a la clase política: el abandono y su engrose de nuevos parajes para románticos de los parajes desérticos. Incluso un destino tan alimenticio como la abandonada estacion de tranvías suburbanos de Linares, que ahora sirve como viveros para cultivar champiñones. Podría seguir haciendo chistes sobre el tema, pero esto lo hemos pagado con dinero público y no me hace ni puñetera gracia.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres